martes, 26 de marzo de 2019

Vegetales crucíferos y cáncer de pulmón


En un artículo publicado en The Lancet del 29 de Octubre de 2005, investigadores de la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer, en Lyon, Francia, se proponen averiguar cuál es la causa de que los vegetales de la familia de los crucíferos (col, coliflor, col de Bruselas, brócoli, repollo) reduzcan el riesgo de padecer un cáncer de pulmón.

Los autores concluyen que una dieta en la que se incluyen estos vegetales, al menos una vez por semana, disminuye el riesgo de cáncer en aquellas personas que poseen versiones inactivadas de dos genes concretos: el GSTM1 y el GSTT1, los cuales expresan unas enzimas que protegen al organismo humano contra determinadas sustancias tóxicas.

Los vegetales crucíferos son ricos en unas sustancias químicas denominadas isotiocianatos, las cuales protegen contra el cáncer de pulmón. Pero, normalmente, los isotiocianatos son eliminados por la acción de las enzimas producidas precisamente por los genes GSTM1 y GSTT1.

Los investigadores de la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer estudian una población de 2.141 pacientes con cáncer de pulmón y 2.168 individuos sanos de Polonia, Eslovaquia, Chequia, Rumania, Rusia y Hungría, países en los que los vegetales crucíferos forman parte habitual de la dieta. Se tomaron muestras del ADN de los participantes en el estudio y su dieta fue controlada.

Los resultados han sido los siguientes:

  1. En los individuos que poseían las versiones activas de ambos genes GSTM1 y GSTT1, no se demostró efecto alguno protector del cáncer de pulmón.
  2. Sin embargo, en los individuos que poseían una forma inactiva del gen GSTM1, si comen vegetales crucíferos al menos una vez a la semana, se demuestra un efecto protector del cáncer de pulmón del 33%.
  3. Aproximadamente el 50% de las personas posee esta forma del gen. En los individuos con una forma inactiva del gen GSTM1, el efecto protector es del 37%. Alrededor del 20% de las personas posee esta versión del gen.
  4. En los individuos que poseen versionas inactivas de ambos genes (lo que sucede en el 10% de la población) la protección contra el cáncer de pulmón es del 72%.


El mensaje de estos hallazgos es que el efecto protector del medio ambiente (en este caso la dieta) contra el cáncer depende de la firma genética de cada individuo y viceversa.